Cómo reducir el dolor al usar una depiladora

Depilarse a veces implica sentir mucho dolor, sobre todo en las partes sensibles de la cara y el cuerpo, incluso el dolor puede ser tan fuerte que hasta las personas no llegan a torearlo, trayendo como resultado la irritación de la piel y aparición de molestos granitos. No obstante, con la puesta en marcha de pequeños consejos es posible depilarse sin ningún tipo de molestia y catalogar la experiencia como placentera. Sigue cada truco que a continuación te explicaremos y conoce cómo disminuir el dolor al usar una depiladora.

Relájate

La tranquilidad es un factor fundamental para que la depilación sea un momento soportable. Casi todas las personas que se depilan tienden a colocarse muy tensas, pero cuando el cuerpo está relajado, será más fácil afrontar el dolor típico de la depilación.

Exfolia la piel

El dolor durante la depilación generalmente se debe a la dificultad que conlleva eliminar los vellos. Por lo tanto, el secreto está en hacer más fácil la eliminación de los mismos, y para lograrlo no hay nada más eficiente que exfoliar la piel antes de la depilación. Normalmente se recomienda que se haga con un día de antelación.

En este sentido, utiliza un exfoliante corporal con la finalidad de desaparecer las células muertas de la piel para que contribuya al crecimiento del vello hacia el exterior y no, como suele pasar, hacia dentro.
Báñate con agua caliente

Antes de comenzar el proceso de la depilación, toma un baño de agua caliente, pues eso te ayudará a reducir notablemente el dolor.

Por medio del agua a una temperatura alta, pero soportable, los poros se abren y el pelo se suaviza. De esta manera la extracción será menos intensa. Esto no significa que la piel debe estar mojada a la hora de la depilación, por el contrario, debe estar seca en su totalidad.

Aplica hielo

Colocar un poco de hielo en la zona o áreas a tratar también permite aminorar el dolor.

Como muchos sabrán, el hielo particularmente tiene el poder de adormecer la piel, y por ende, se caracteriza por ser una técnica segura para aminorar el dolor.

Ahora bien, ¿qué sucede si a pesar de haber seguido a cabalidad todos estos consejos aún el dolor persiste o continúa siendo muy fuerte? ¡No te estreses! Existen otros métodos. De ser el caso, opta por otras opciones, como por ejemplo: usar una crema anestesiante. Debes ir a una farmacia y preguntarle a un especialista cuál es la loción apropiada para tu caso.

¿Qué hacer después de la depilación?

Tras haber culminado la depilación, no es un secreto que la piel puede inflamarse, tornarse roja y presentar granitos. En consecuencia, aplica de inmediato aloe vera o una crema hidratante para evitar que la piel se reseque a tal grado que empiece a descamarse y picar en exceso. De igual forma puedes usar aceite de almendras dado a que es perfecto para aliviar la irritación de la piel.

También es imprescindible que no expongas directamente la piel al sol, al menos que uses un protector solar fuerte.